Somos parte de ti

La comunidad canaria se ha enfrentado en 2021 a los efectos sociales y económicos derivados de la crisis sanitaria de la COVID-19. Efectos que en todo el territorio nacional han afectado tanto a la salud física y emocional de las personas, como a su seguridad económica debido a la inestabilidad laboral en general y la pérdida de empleos en sectores como el turístico que, en el caso de Canarias, es uno de los nichos de empleo fundamentales. Según la encuesta de población activa (EPA) durante el tercer trimestre de 2021 un 23,9 % de la población canaria se encontraba desempleada, siendo los jóvenes menores de 25 años los más afectados por esta situación (56,2 %).

Y en este escenario global de gran incertidumbre los canarios han tenido que enfrentarse a otra crisis, la causada por la erupción, en el mes de septiembre, del volcán de Cumbre Vieja, en la isla de La Palma. Una catástrofe natural que ha golpeado duramente a los habitantes de municipios como El Paso, Los Llanos de Aridane y Tazacorte, cuya economía se centra, principalmente, en la agricultura y que han visto cómo sus casas, sus tierras y el trabajo y esfuerzo de toda una vida quedaba sepultado por la lava.

Dos circunstancias que también han reforzado la solidaridad de toda la sociedad con las islas y el espíritu de unión que caracteriza al pueblo canario. Como parte de la sociedad civil de las islas, la Fundación está profundamente comprometida con el bienestar y progreso de la comunidad canaria. Un compromiso que en tiempos de crisis se ha redoblado para promover acciones que respondan al principio de solidaridad activa y sostenible en el tiempo, que permitan seguir construyendo una sociedad en la que todas las personas tengan las mismas oportunidades, sean autosuficientes, económicamente independientes y estén plenamente integradas.

En palabras de la científica y premio Nobel de Física y Química, Marie Curie, «Nada en la vida debe ser temido, solamente debe ser comprendido. Ahora es el momento de comprender más, para poder temer menos». Sin duda, el conocimiento ha sido uno de los factores determinantes para afrontar las crisis a las que nos hemos enfrentado en estos dos últimos años. Ahora, más que nunca, el conocimiento es vital para la supervivencia y evolución de nuestra sociedad, por eso desde la Fundación continuamos apostando por la investigación y desarrollando acciones y actividades que apoyen el talento y la formación de los jóvenes de nuestra comunidad, especialmente de los más vulnerables, con el objetivo de fomentar su empleabilidad e independencia personal y económica.